El rollo de Cebolla

El señorío de Cebolla

En el testamento de don Fernando, II señor de Oropesa, otorga la mitad de Cebolla a su esposa doña Elvira de Ayala, “Et cualquiera de mis fijos que contra esto fueren la madición de Dios les venga, é hayan é la mía …”. Tras la muerte del señor, los hijos no sólo respetan la voluntad del padre sino que ceden la totalidad del señorío de Cebolla a su madre, creándose un señorío del que doña Elvira sería la primera señora. A estas fechas de los primeros años del siglo XV corresponderá el rango de villa y el alzamiento de los correspondientes símbolos. El señorío viene siendo heredado dentro de la dinastía; así consta entre la lista de sus titulares con Beatriz de Monroy y Ayala, esposa del tercer conde de Oropesa, a mediados del siglo XVI. En los años siguientes los señoríos menores (Cebolla y también Mejorada) se integran en el condado de Oropesa.

La Picota de Cebolla.

El ejemplar que pregona el título de villa de Cebolla se alza en las afueras, sobre cuatro gradas redondeadas que dan pie a una base y fuste cilíndrico formado por cuatro sillares y coronado por un capitel del que parten cuatro brazos con terminaciones animalísticas. El remate es de forma cónica insertando dos blasones de los titulares del señorío, con una fina cruz de hierro en lo más alto. Un ejemplar completo y de traza muy elegante.

AACHE Ediciones de Guadalajara

Significado del nombre

El topónimo del nombre de Cebolla es recuerdo de la toponimia árabe, conservada por los mozárabes y se debe al lugar donde se fundó el pueblo.

Hay dos teorías sobre el origen del nombre de Cebolla; una dice que es la castellanización del término árabe “yevayla”, que significa montecillo o cerro, sitio donde se asentó su iglesia y el caserío adyacente. Se transformó en Yubaila y de ahí a Zeboila. En los textos posteriores al siglo XIV ya aparece como Zebolla, denominación que se conservará hasta nuestros días.

La otra teoría es que procede del término árabe Gebel-Alá (Gebel´la), que significa “Dios me ha hecho”, por haberse formado el pueblo alrededor de la Mezquita que estaba donde hoy está la iglesia, pero esta teoría es menos plausible.

Para saberlo todo sobre las picotas, y los rollos, de los pueblos de Castilla La Macha donde existen estos monumentos, es necesario leerse un libro fundamental: “El poder y sus símbolos” de José María Ferrer González, en el que además se trata sobre los señoríos de todo tipo que ha habido en la Región, y aquellos en los que se levantó rollo jurisdiccional, picota de ejecución, y otros símbolos de ese poder social manifestado durante siglos.

Rollos y Picotas de Castilla-La Mancha