Los tapices flamencos de Pastrana

La colección de tapices de la Colegiata de Pastrana es uno de los conjuntos más interesantes de la tapicería histórica europea. Y ello por dos razones:

  1. porque son de una calidad extraordinaria, tamaño y perfección técnica poco habituales.
  2. porque narran unos hechos históricos contemporáneos a su realización.

La colección tiene dos partes, y aquí consideramos la primera de ellas, formada por cuatro grandes paños de similares tamaños y organización. Se representa en ellos un hecho histórico ocurrido entre los días 20 a 29 de agosto de 1471, como fue la conquista, por parte del ejército real portugués, de las ciudades norteafricanas de Arcila y Tánger, siendo el conjunto comandado por el rey Alfonso V de Portugal.

Tapices flamencos de Pastrana en el Museo de la Colegiata de Pastrana
Tapices flamencos de Pastrana en el Museo de la Colegiata de Pastrana

Tras la victoria, rápida y fácil, el rey decidió encargar una colección de paños que narraran estos hechos militares. Para ello, y a través de los factores portugueses en Flandes, se prepararon primeramente los cartones, pintados por algún artista flamenco a instancias y según la narración de los protagonistas, y a continuación se tejieron en alto lizo estos monumentales paños, entre 1472 y 1475, en el taller de Paschier Grenier, en la ciudad de Tournai.

Se ha calculado que el coste de cada tapiz podía ser similar al de tres carabelas, pero la monarquía valoraba más su capacidad de propaganda, y su imagen de poder y gloria. Estos tapices, una vez encargados y terminados, quedaron en Flandes y parece ser que nunca llegaron a Portugal. Vinieron a Castilla, bien en el cortejo de Felipe de Borgoña (Felipe el Hermoso) cuando casó con Juan de Castilla, bien por conquista en la batalla de Toro.

El caso es que durante 150 años estuvieron expuestos en los salones grandes del palacio de los duques del Infantado, y finalmente en 1667, trasladados a la Colegiata de Pastrana, cedidos para su culto por el cuarto duque de Pastrana, don Rodrigo de Silva y Mendoza.

AACHE Ediciones de Guadalajara

Pasamos a ver cada uno de estos tapices, en los que miles de personajes, soldados portugueses, con variadas vestimentas, y portando armas, trompetas, estandartes y artilugios de guerra y propaganda, cubren por completo la superficie de los paños, abrigados por unas arquitecturas que representan las ciudades de Arcila y Tánger y sus entornos

1. El desembarco en Arcila. El primero de los tapices narra el momento en el que el ejército portugués alcanza la costa africana, y se dispone a desembarca. Según narran los cronistas contemporáneos, habían sido enviados Vicente Simoes y Pedro de Alcobaça a reconocer el territorio, y sabiendo que el señor de la ciudad, Muley Xeque, se encontraba de expedición guerrera en Fez, los portugueses salieron de Lisboa el 15 de agosto llegando frente a Arcila el 20 por la noche. A pesar de encontrar una mar muy movida, y a pesar de las bajas en el desembarco, los portugueses saltaron a tierra, dejando sus barcos a la espera en el Atlántico.

El tapiz del desembarco de Arcila, de Pastrana
El tapiz del desembarco de Arcila, de Pastrana

2. El cerco de Arcila. Tras el desembarco, se procede por parte de los portugueses al asedio de la ciudad, que duraría tres días. Para evitar ataques de los musulmanes de los alrededores, se construye una cerca de madera, a manera de fortín provisional. Y desde allí se continúa el asedio, que se hace desde tierra y mar. Los soldados protugueses van revestidos de ricas armaduras, con numerosas armas de guerra. Y se supone que los habitantes de Arcila se resisten.

El cerco de Arcila, en la Colegiata de Pastrana
El cerco de Arcila, en la Colegiata de Pastrana

3. La toma de Arcila. Al cuarto día, se consigue derribar la muralla de la ciudad por dos partes, y el alcalde de la ciudad, viendo la imposibilidad de proseguir la defensa, se rinde enarbolando una bandera blanca y comunicándoselo a los portugueses, comandados en este caso por don Alvaro de Castro, conde de Monsanto. En todo caso, los portugueses continúan la batalla, escalando los muros, y tomando la ciudad completamente, permitiendo que el rey Alfonso y su hijo el príncipe Juan hagan su entrada victoriosa y solemne.

El rey Alfonso de Portugal en la Toma d eArcila, tapiz de Pastrana
El rey Alfonso de Portugal en la Toma d eArcila, tapiz de Pastrana

4. La toma de Tánger. En el cuarto tapiz se narran los hechos de en torno al 29 de agosto de 1471, cuando el ejército portugués se traslada, ya por tierra, hacia el norte, cercando Tánger y finalmente tomándolo. En el tapiz se ve la llegada de los portugueses en una inacabable fila de caballeros, artilleros e infantes, pertrechados con elegancia y podería, quedando a la puerta de Tánger, de donde salen, por el otro extremo, todos sus habitantes, que huyen cargando sus bienes, mujeres, niños y atemorizados.

La estampa de este tapiz, de excepcional valor porque representa una completa ciudad medieval (construida y con edificios al estilo flamenco, aunque realmente es una ciudad musulmana en África) es de lo mejor del arte gótico europeo. Y en ella cabe admirar no solo el conjunto, sino los detalles de soldados, capitanes, monarca, vecinos de Tánger en huída, y una gran cantidad de ejemplares vegetales con minuciosa representación de hierbas, que permiten calificar a estos tapices en el conjunto de los “mil flores” tan típicos de los talleres de Grenier en Tournai.

La toma de Tanger por Alfonso V de Portugal, un tapiz de la Colegiata de Pastrana
La toma de Tanger por Alfonso V de Portugal, un tapiz de la Colegiata de Pastrana
Tapices y Textiles en Castilla La Mancha

Bibliografía

Un libro que estudia estos tapices con detenimiento es el titulado “Tapices y Textiles en Castilla-La Mancha”, que escribieron José María Ferrer González y Victoria Ramírez Ruiz, y que editó AACHE Ediciones como nº 7 de su Colección “Tierra de Castilla-La Mancha” en 2007. ISBN 9788496885066. P.V.P.: 25 €.

Una Colegiata de primera fila

La colegiata de Pastrana, en la que se incluye el Museo que alberga estos tapices flamencos, está muy bien acondicionada para la visita, de tal modo que puede contactarse allí mismo con los guías encargados de enseñarla o previamente por teléfono.

Puedes encontrar más información en la página museoparroquialdetapicesdepastrana.com o bajándote el PDF que lo explica aquí. También llamando al teléfono 949 370 027.

Conviene tener en cuenta estos libros acerca de Pastrana, en los que también se habla de los tapices aquí reverenciados: Pastrana, de Esther Alegre Carvajal, y Pastrana, paso a paso, de Antonio Herrera Casado.