Patrimonio Desaparecido de Guadalajara

Ficha Bibliográfica

José Luis García de Paz
Patrimonio Desaparecido de Guadalajara
Aache Ediciones. Colección “Tierra de Guadalajara” nº 46. Guadalajara, 2011.
264 páginas. ISBN 978-84-92886-57-9. PVP: 15 €.

Comentario al libro

Es esta la segunda edición, renovada, ampliada, corregida y aumentada, de un libro que se ha hecho ya clásico en la bibliografía sobre Guadalajara. Es la obra monumental del profesor García de Paz titulada Patrimonio Desaparecido de Guadalajara. Con la paciencia de un entomólogo, el investigador alcarreño ha ido buscando piezas de arte, de historia, de documentos, que formaron parte de la vida de nuestra provincia hasta que alguien las destruyó o se las llevó a otra parte. En las 264 páginas que tiene el libro, y entre los cientos de imágenes que ofrece, van flotando las historias de antiguos monasterios, de decenas de retablos, de archivos perdidos, de esculturas y pinturas llevadas a los museos americanos, de castillos derrumbados, de puentes dinamitados… cada página es un escalofrío, y cada línea contiene un dato interesante.

Esta obra dedicada al Patrimonio Desaparecido de Guadalajara es un acopio de maldades y de abandonos

Porque en él se reflejan la destrucción de altares que se hizo en el verano y el otoño de 1936, en el estallido demente de una revolución de izquierdas que no sabía ni en qué dirección iba. O la venta que el Estado español, por persona interpuesta, le hizo a William Randolph Hearst del monasterio cisterciense de Ovila. O el traslado al Museo de Cinccinati del retablo renacentista de los jerónimos de Tendilla. O el hallazgo, doscientos años después de que desapareciera sin que nadie lo supiera, del bloque escultórico de la Lamentación de la Virgen que estuvo en el centro del gran retablo de Sopetrán. Así hasta 256 páginas, cabiendo en muchas de ellas otros múltiples desaguisados.

Detalles añadidos

El libro forma parte de la colección Tierra de Guadalajara de la editorial AACHE. Es su número 46 y ahora aparece en edición renovada, habiendo salido de la anterior cosas encontradas o restauradas (felizmente) y habiendo entrado otras que antes no estaban. Cabe señalar que al final aparece una página entera con las casi dos docenas de monumentos de Guadalajara que actualmente están incluidos en la lista negra de “Hispania Nostra” que sin ánimo de polémica incluye y registra todo aquello que ofrece un peligro de destrucción, hundimiento o daño irrevocable. Guadalajara es una de las provincias españolas que más elementos tiene incluidos en esa lista.