El rollo de Fuentenovilla

Al viajero que llega a Fuentenovilla, en plena Alcarria de Guadalajara, lo que más le va a llamar la atención es la magnífica Plaza Mayor, rodeada de edificios tradicionales, y luciendo en su centro el rollo o picota más vistosa de toda la Alcarria. Aunque el privilegio de villazgo le fue concedido en la mitad del siglo XV, esta picota es obra de la segunda mitad del XVI. Sobre una serie de gradas de piedra, y encima de grueso pedestal, se levanta el fuste cilíndrico y estriado de la columna que remata en complicada estructura con capitel, del que arrancan cuatro grandes carátulas y cabezas leoninas, y encima una especie de terracilla abalaustrada sobre la que se levanta moldurado pináculo cubierto de decoración de escamas, todo ello rematado con bella cruz de hierro.

AACHE Ediciones de Guadalajara

Tras la reconquista de la Alcarria, Fuentenovilla quedó en poder de los reyes de Castilla. Alfonso VII la incluyó en el alfoz de Zorita pasando como ésta a poder de la Orden de Calatrava, que la poseyó y señoreó largo tiempo. En 1459, el maestre calatravo don Pedro Girón concedió a Fuentenovilla el privilegio de Villazgo, eximiéndola de la jurisdicción de Zorita, aunque quedaba bajo su mismo Fuero, y dependiendo señorialmente de la Orden. En 1538, la compró al emperador don Luis Hurtado de Mendoza, marqués de Mondéjar, quien adquirió al mismo tiempo todo el Común de Almoguera, con su Encomienda incluida, cuando se puso en venta gran parte del patrimonio de las órdenes militares e instituciones eclesiásticas. Bajo el señorío de los marqueses de Mondéjar y Bélgida continuó viviendo hasta la abolición de estos privilegios en 1812.

Además de la picota, en la plaza de Fuentenovilla se ve un caserón noble con escudo heráldico tallado en piedra sobre la puerta. El costado norte se forma por la mole arquitectónica de la iglesia parroquial, dedicada a la Virgen María. Es edificio del siglo XVI en sus finales, y no encierra nada notable artísticamente.

Es aún de anotar la llamada fuente de abajo, que aparece a unos 500 metros del casco urbano, en dirección al sur. Presenta una gran arca de piedra labrada, de buen sillar, mostrando en su frente, muy desgastadas, las figuras de una mujer de cuyos pechos brotaba el agua, escoltada de dos leones coronados.

Rollos y Picotas de Castilla-La Mancha

Sugerencia bibliográfica

Sobre este rollo, que sin duda es el más llamativo de la provincia de Guadalajara, puede consultarse la obra de Felipe Mª Olivier y López-Merlo, “Rollos y Picotas de Guadalajara“, Aache Ediciones. Colección “Tierra de Guadalajara”, nº 19, 2ª edición. Guadalajara, 2007. 106 páginas y numerosos grabados. ISBN 9788496885158, P.V.P. 9 €.

Otro libro capital

También trata de este rollo, y de todos los rollos y picotas de Guadalajara y del resto de la Región de Castilla-La Mancha, el gran libro de Ferrer González “El poder y sus símbolos. Rollos y picotas de Castilla-La Mancha“, Aache Ediciones. Colección “Tierra de Castilla-La Mancha” nº 4. Guadalajara, 2005. 260 paginas y numerosos grabados. ISBN 9788496236356, P.V.P.: 25 €.