El Museo Nacional del Teatro en Almagro

El Museo Nacional del Teatro en Almagro

 

El Edificio

Los Palacios de los Maestres, situados al lado norte de la Plaza Mayor de Almagro, fueron construidos en la Edad Media de como residencia de los frailes legos y caballeros de la Orden de Calatrava y para servir de sede al Gran Maestre. En el siglo XVI pasó a ser la residencia del Gobernador de Almagro y en el XVIII fue cuartel de caballería. En 1802 una parte de estos palacios quedó convertida en el nuevo convento prioral de la Orden, hasta 1816. A partir d ela Desamortización de Mendizábal, el edificio fue vendido a manos particulares y fue desmantelado.
Originariamente, los Palacios Maestrales formaban un complejo de edificios con distintas funciones: residencia conventual, sede política y centro administrativo del maestrazgo de Calatrava.
De su traza original se conserva un gran torreón esquinero, construido en mampostería encintada, y un magnífico patio central con arcos de herradura, realizados en ladrillo y enmarcados con un alfiz, apoyados sobre sus primitivos soportes en forma de pequeñas columnas, en la panda norte; y de pilares cuadrados de piedra, en las pandas este y oeste. En una de sus galerías se conservan las zapatas y un alfarje polícromo con heráldica del siglo XV.

El primer proyecto de Museo

En 1994, el Ayuntamiento de Almagro cedió estos Palacios de los Maestres al ministerio de Cultura, para asentar en ellos el Museo Nacional del Teatro. Desde entonces, se ha realizado una restauración meticulosa y construido de nueva planta buena parte del conjunto. Las obras de rehabilitación de los Palacios de los Maestres, a cargo del arquitecto Horacio Fernández del Castillo, suponen la finalización del proceso de recuperación de un edificio de gran relevancia histórica en La Mancha y la ciudad de Almagro, así como un lugar de referencia para estudiosos y amantes del teatro.
En 1919 se creó el Museo-Archivo Teatral, encargando la dirección del mismo a Luis París, director del Teatro Real, habilitando dos salones en la planta noble de dicho teatro madrileño, en 1924, para exoiner parte del Archivo teatral, que ya venía formándose desde 1850.
Después de la Guerra Civil y debido al deterioro que sufrió el Teatro Real, las colecciones se instalaron con carácter provisional en la calle Ruíz de Alarcón de Madrid. A lo largo de los años, los fondos fueron depositados en distintas sedes, hasta su ubicación definitiva en Almagro. Así, en 1951 fueron trasladados a los bajos del Museo Romántico, en 1972 al antiguo Hospital General (hoy Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía) y en 1987 al antiguo Museo Nacional de Arte Contemporáneo, en la Ciudad Universitaria de Madrid.

AACHE Ediciones de Guadalajara

El Museo Nacional del Teatro en Almagro

Este Museo Nacional del Teatro surgió a iniciativa del Ayuntamiento de Almagro y la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha. En junio de 1989 se finalizó la construcción de un edificio de 626 metros cuadrados en un lateral de la Plaza Mayor, en el Callejón del Villar, inaugurándose un mes después, coincidiendo con el XIII Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, con una exposición temporal dedicada al Teatro en España en el Siglo de Oro.
En el año 1990, la Dirección General de Bellas Artes y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), ambos organismos dependientes del Ministerio de Cultura, deciden el traslado de todas las colecciones a la nueva sede.
Las colecciones se incrementaron a partir de 1991 con los fondos de escenografías y figurines de los antiguos Teatros Nacionales, depositados en el Centro de Documentación Teatral. Posteriormente se recibieron las donaciones de José Tamayo, Nuria Espert, Familia Burmann, Familia Victorina Durán, herederos de José Luis Alonso, Carlos Cytrynowski, Gregorio Martínez Sierra-Catalina Bárcena; así como obras en depósito del Museo del Prado y de la Cofradía de la Novena.

En los últimos años el INAEM ha adquirido en subasta pública importantes obras de pintura, dibujos, grabados y bocetos de escenografía y figurines que han incrementado notablemente estas colecciones, tales como los bienes subastados del bailarín y coreógrafo Antonio Ruiz, “Antonio”, bocetos de escenografías para el Teatro Real, retratos del actor Julián Romea, firmado por Esquivel y el de María Guerrero, de Anselmo Miguel Nieto, entre otras obras.

Ampliación del Museo

Dada la gran cantidad y riqueza de los fondos, el edificio pronto resultó insuficiente, por lo que en 1994 el Ayuntamiento de Almagro acordó la cesión de los Palacios de los Maestres de Calatrava al Ministerio de Cultura para que, tras una rehabilitación, se destinara a Museo Nacional del Teatro.

En el proyecto de rehabilitación y ampliación se ha incluido la restauración completa del antiguo claustro, la edificación de las nuevas instalaciones del museo en torno al patio trasero y la rehabilitación de la crujía de la calle Gran Maestre para acceso, biblioteca y sala de pintura.
Este museo ocupa una superficie de 2.214 m2, con tres alturas, ofreciendo las salas de exposición en las tres plantas, biblioteca, almacenes en sótano y entreplanta, oficinas en planta superior y torreón, y el claustro mudéjar en el que se exponen grandes artilugios, y se realizan exposiciones temporales y otras actividades.

La Colección

La finalidad del Museo Nacional del Teatro es la exhibición del legado cultural que, sobre la creación teatral en todas sus manifestaciones, se ha producido en España desde sus orígenes. Es el único teatro a nivel nacional con este objetivo. Como aliciente a su visita, podemos decir que está muy próximo, apenas 100 metros, del Corral de Comedias en la plaza de Almagro.

Los fondos

Los fondos del Museo Nacional del Teatro suponen un recorrido histórico que se inicia con el teatro greco-romano y transcurre por el teatro medieval con especial interés en el Misterio de Elche y La Celestina, para continuar con el teatro de los siglos de Oro, los corrales de comedias, la actividad escénica del siglo XVIII, el Romanticismo y Don Juan Tenorio como exponentes de la actividad escénica del siglo XIX, las vanguardias del siglo XX y el teatro de Arte, la ópera, la zarzuela, la danza y el género frívolo, para finalizar con la creación de los Teatros Nacionales y los Festivales de España.

Las colecciones

 

Sus colecciones son un valioso material para el conocimiento de las artes escénicas y de los artistas y creadores que han poblado nuestros escenarios. Destacan las más de 8.000 obras sobre papel: escenografías, figurines, dibujos y estampas. Completan la riqueza museística las colecciones de pintura, escultura y fotografía (más de 25.000 instantáneas desde 1870), trajes (más de 2.000 desde fines del siglo XVIII), maquetas, teatrines, archivo musical, documentos administrativos y programas de temporada de distintos teatros.

La exposición permanente del Museo está montada en torno a conceptos cronológicos y temáticos. Destacan especialmente las salas dedicadas a maquetas (La mayor parte de las maquetas expuestas fueron construidas en los años 40 para el Museo del Teatro, otras lo fueron por encargo de los responsables de la exposición de la Sociedad de Amigos del Arte “El Teatro en España” y construidas por el escenógrafo Antonio Sendras y el escultor Luís Buendía en 1945), trajes (El Museo cuenta con una colección de más de 2.000 trajes de teatro realizados desde fines del siglo XVIII hasta principios del XX), pinturas y retratos (Entre ellos destacan los retratos de Julián Romea, firmados por Luis de Madrazo y Antonio María Esquivel; Ofelia Nieto y Margarita Xirgu por Juan Antonio Benlliure; Jacinto Benavente por Aurora Lezcano, etc. Hay también cuadros en depósito del Museo del Prado, como el retrato de María Guerrero en Doña Inés, por Raimundo de Madrazo), y esculturas (22 esculturas donadas por Mariano Benlliure al Museo. Fueron modelos del escultor valenciano: Pastora Imperio, Titta Ruffo, Anselmi, Gayarre, Ofelia Nieto, Celia Gámez, Loreto Prado, Lola Membrives, Manuel Góngora, entre otros. Otras esculturas sobresalientes son las de Higueras, Vela y Planes. Es impresionante la maqueta del mausoleo de Gayarre por Benlliure).

Asistencia bibliográfica

Conviene recomendar el libro “Museo de Castilla la Mancha” de Ferrer y Herrera, donde el lector podrá ampliar notablemente la información sobre este gran Museo y sus detalles.

Museos de Castilla-La Mancha