Alcocer protagonista

La tarde del 23 de Noviembre de 2019, Alcocer ha sido protagonista de la Cultura en Guadalajara. Lo ha sabido hacer, porque ha confiado en las gentes que saben hacerlo. El Ayuntamiento (ese joven Borja Castro Cervigón, que tan bien lo hace) se puso en contacto con Juan Garrido, el presidente de la Fundación Siglo Futuro, y esta institución, atenta a crear cultura en cada rincón por donde pasa, se puso en marcha.
Loa Amigos de la Biblioteca de Guadalajara nos pusimos en marcha, también, para completar una “tarde cultural” visitando primeramente la localidad de Illana donde pudimos admirar, y entender, el arte vario de ese pequeño pueblecito de la Hoya del Infantado. De una parte, su portada románica, con elementos escalofriantes del bestiario medieval, y tiernas escenas del Nuevo Testamento talladas en los capiteles de la portada. Luego, dentro, y con la amabilidad personificada que es Marisol Lope Pardo y sus gentes, pudimos admirar la copia del Descendimiento de Rubens que pintara Philippe Diricksen en 1643 para ese lugar. Prodigios, escalofriante. A la salida, la alcaldesa nos premió con pastas, y con información del pueblo.
Llegados a Alcocer, y tras la indispensable parada en Casa Goyo, que ya es un símbolo de esta Alcarria Baja, fuimos a ver, y a saber, del Monasterio medieval de Santa Clara de Alcocer. Explicaciones cumplidas y la suerte de poder contemplarlo por dentro. También escalofríos, al encontrarnos con esos capitelillos de una portada interior de su iglesia, ajenos hasta ese momento a cualquier mirada.
La tarde se completó con el gran concierto ofrecido por la Atlántida Chamber Orchestra dirigida por Manuel Tévar, y la intervención de la pianista polaca Anna Miernik. Oir a Chopin y a Mahler bajo las bóvedas del templo de Santa María… algo inolvidable.
La guinda la pusieron, los del Ayuntamiento, hombres y mujeres, todos a una, con una cena fría a base de caldo caliente, torreznos y bizcochos borrachos fritos…. qué gran jornada, y qué ejemplo a seguir por otros pueblos. Esto os salva, Alcocer, de esa desaparición cantada que algunos pronostican para el interior de Castilla.

Iglesia de Alcocer